Los focos de oscuridad

*Para bajar estas imagenes siga las siguientes instrucciones:
Paso 1 - De click sobre la imagen para ampliarla
Paso 2 - De click derecho sobre la imagen y seleccione "Save Picture As..."
Paso 3 - Seleccione un folder en su computadora y de click en "Save"  

Pueblos del norte de la India

Orando por su pueblo
Moisés, un creyente de la  India, ora para que otros indios del Himalaya abran su corazón a Jesucristo. Moisés trabaja junto a personal de la IMB para plantar iglesias por todo el norte de la India. (Foto IMB)



Compartiendo el evangelio
Aunque enfrenta diariamente la amenaza de persecución, Moisés trabaja junto a personal de la IMB usando dibujos hechos a mano para compartir el evangelio, discipular a los creyentes y comenzar iglesias en las casas. (Foto IMB)





Viaje apasionado
Dejando su estilo de vida de abundancia, Moisés viajó con su esposa y sus niños a las aldeas remotas del Himalaya para compartir el evangelio con quienes nunca han oído el nombre de Jesús. (Foto IMB)



Enfrentando los riesgos  
La realidad de convertirse en la India conlleva el riesgo de perder la vida. Sin embargo, Moisés y otros creyentes continúan reuniéndose para adorar al Señor en sus casas. (Foto IMB)



Un ex hindú

Moisés, un ex hindú ortodoxo, ahora es un creyente comprometido.  Moisés ayuda al personal de la IMB a entrenar a creyentes indios para compartir el evangelio con las comunidades que les rodean. (Foto IMB)


Pueblos de Etiopía

Niños perdidos
Muchos etíopes como esta madre e hijo nacieron en la pobreza. También sufren de pobreza espiritual. Hay más de 42 millones de personas en el Cuerno de África que creen que la “verdad” está en una mezcla de religiones. (Foto IMB)



Sincretismo

Los líderes religiosos etíopes, como este, portan cruces muy decoradas. Aunque afirman ser “cristianos”, participan de la magia negra, echan maldiciones y adoran a muchos dioses, y aun a los demonios. (Foto IMB)




Oraciones fútiles
Un grupo de mujeres y niñas, y aquellos considerados inmundos, se arrodillan para orar fuera de un templo etíope. Miles se reúnen antes del amanecer para ganar el favor de sus dioses. Entre una población de 82 millones, menos del 1 por ciento es evangélico. (Foto IMB)


Búsqueda
Una niña besa una cruz durante un culto en honor a la virgen María en Etiopía.  La niña espera alcanzar el favor de los santos para poder ir al cielo.  (Foto IMB)



El desafío
Unos 42 millones de etíopes dicen que son cristianos, pero pocos tienen una relación con Cristo.  Es difícil compartir a Cristo con ellos porque resisten las influencias externas, especialmente las que vienen de los occidentales. (Foto IMB)

Los lezgi de del Cáucaso

Un proceso lento
La mayoría de los lezgi de las montañas del Cáucaso son agricultores y pastores; cultivan lo que necesitan para comer y venden el resto. “Oír el evangelio por primera vez es algo extraño para los lezgi”, dice el misionero Carl Stroller. “La mayoría de ellos pasan meses o años contemplando el evangelio antes de creer”.  (Foto IMB)

A la espera

Aunque su cultura es islámica, la creencia de los lezgi en Dios está arraigada en el animismo. La mayoría ha escuchado el nombre Jesús, pero le conocen solo como un buen hombre que hizo buenas obras. (Foto IMB)




Detenida en el tiempo

Edificios de departamentos de la era soviética llenan una calle en un pueblo donde Carl y su esposa, Amy, tratan de compartir el evangelio. Carl dice que mucha de la infraestructura y tecnología del pueblo es de la década de 1950. Hasta hace poco, la leña era la única fuente de calefacción para la casa de los Stroller.

Negocio familiar
La fruta fresca y los vegetales ayudan a que esta familia lezgi tenga ingresos extras. Pobres según los estándares occidentales, la mayoría de las familias lezgi dependen de la tierra para su comida, y vende cualquier sobrante de la cosecha o los animales para ganar dinero. (Foto IMB)


Ciegos espirituales
Las verdes laderas de las montañas del Cáucaso ofrecen comida para un rebaño de ovejas y un hermoso panorama para los pastores. “Al principio pensábamos que esta gente solo necesitaba oír el evangelio para que comenzaran a entregarse a Cristo”, dice Stroller. “Nunca creímos que serían tan obstinados en cuanto a las buenas nuevas”.

Los bereberes del Norte de África

Mercado nocturno
Un vendedor berebere vende frutas secas y nueces en un mercado nocturno. Los mercados por todo el norte de África son lugares importantes de reunión; allí se reúnen los hombres para comprar mercancías y vender sus productos. El obrero Keith Jones (nombre cambiado) se detiene a menudo para conversar con los vendedores, practicar el idioma y compartir el evangelio.
Habitantes originales
Los bereberes son los habitantes originales del norte de África, desde mucho antes que los invasores árabes alcanzaron estas costas del Mediterráneo. Los bereberes viven ahora en aldeas remotas en las montañas. Debido a los malos caminos, o la falta de caminos, la tarea de alcanzarlos con el evangelio es muy difícil.

Dominación del islam

Tal como el alminar que se eleva detrás de este muchachito berebere, el islam cubre con su sombra todos los aspectos y la cultura de los bereberes del norte de África, sea que vivan en aldeas rurales o en  ciudades. (Foto IMB)



Después de las oraciones
La quietud llena una mezquita del norte de África después de que los adoradores terminan sus oraciones de los viernes. En los primeros siglos después de Cristo, el cristianismo floreció a lo largo de las costas en esta zona. Luego los invasores árabes conquistaron tanto la tierra como la vida de los habitantes originales del continente: los bereberes. (Foto IMB)
Elegantemente cubiertas
Las mujeres bereberes, llevando su tradicional cubrimiento en la cabeza, o hijab, compran ropa en un mercado.  A veces algunas mujeres eligen no usar el hijab, si el esposo o el padre no insisten en ello, pero son pocas las que toman esa decisión. (Foto IMB)

Los vietnamitas de Camboya

Cena 
Una familia vietnamita disfruta una cena en su casa flotante en el lago Ton Le Sap, en la aldea flotante Kbal Taol. Allí viven unas 350 familias vietnamitas y 450 camboyanas. La fuente principal de ingresos es la pesca. (Foto IMB)


Clases de inglés 
Una obrera cristian) enseña inglés a los niños luego del culto matutino en la aldea flotante Kampong Chnang en el lago Ton Le Sap en Camboya. La gente la llama a esta aldea la Venecia vietnamita y allí viven unos 1.000 vietnamitas. (Foto IMB)


Viaje en bote
El viaje en bote desde Chong Khneas hasta Kbal Taol, aldeas flotantes en el lago Ton Le Sap Lake, dura unas dos horas. David, centro, y Andrés, izquierda, conversan con los otros muchachos de la aldea.  (Foto IMB)

Conversación al atardecer
Algunos muchachos conversan en el techo del bote mientras se pone el sol en el lago Ton Le Sap, cerca de Siem Reap, Camboya. Todos estos muchachos son nuevos creyentes. (Foto IMB)


Compra de comida  
Andrés (al frente) compra comida de un vendedor en una aldea flotante. En los primeros dos años como creyente, Andrés guió a ocho personas a Cristo. Los obreros cristianos compraron una barcaza para tener clínicas médicas, clases de inglés y clubes bíblicos para la gente de Chong Khneas.

Pueblos de Irán

De compras en el mercado
La luz del sol ilumina el bazar en Tabriz, Irán. El laberinto de corredores alberga pequeños negocios que venden alfombras de diseño distintivo de los azeri, una etnia con su propio idioma y cultura. (Foto IMB)



Tiempo en familia

Una mujer iraní en un chador tradicional (túnica negra) y dos niños miran hacia el río Zayandeh desde un arco en el puente de 33 arcos en Esfahan, Irán. (Foto IMB) 





Código de vestimenta
De acuerdo con la ley islámica, las mujeres deben estar cubiertas en público. Pero las mujeres en Irán encuentran maneras de estar a la moda o probar los límites de las restricciones usando pantalones ajustados. (Foto IMB)



Palacio de Ester
Un hombre y un muchachito miran el lugar arqueológico de Persépolis. Los reyes persas, incluyendo a Jerjes, usaban a Persépolis como un palacio ceremonial. Jerjes era el esposo de la Ester del Antiguo Testamento. (Foto IMB)



Hora del té
Un hombre echa azúcar en un vaso de té en una casa de té en Irán. Allí es común que una persona mantenga un terrón de azúcar entre sus dientes mientras toma el té. (Foto IMB)



Las ciudades perdidas de China

De las zonas rurales a las metrópolis
Ciudades como Chongqing se han convertido en el hogar de millones de chinos que antes vivían en la zona rural. Ellos están aprendiendo cómo superar el estrés que viene al vivir en una gran ciudad. Hay más de 30 millones de residentes en Chongqing. (Foto IMB)

Trabajo en la ciudad
Aun en una ciudad que tiene millones de habitantes, siempre se necesitan trabajos básicos para que la ciudad funcione en forma eficiente. (Foto IMB)



Las ciudades perdidas
Cada vez hay más gente en China que no conoce a Cristo y que tiene pocas oportunidades de encontrarlo.  Existen 223 ciudades  con más de un millón de habitantes y poco testimonio cristiano. (Foto IMB)






Jugar a las cartas

Hombres chinos juegan a las cartas en la ribera del Yangtzé a la sombra de la ciudad de Chongqing. Muchos chinos de las zonas rurales se están mudando a las grandes áreas metropolitanas. (Foto IMB)





Ganar buen dinero

Con la llegada de tanta gente llegan las oportunidades para ganar buen dinero. (Foto IMB)




Pueblos de las Islas Canarias

Amigos musulmanes
Pepe López (nombre cambiado), misionero de la IMB, habla con un hombre antes de que este entre a una pequeña mezquita para un servicio en  Fuerteventura, Islas Canarias. Al haber muchos refugiados musulmanes y gente que llega a las Islas Canarias buscando trabajo, las mezquitas están comenzando a multiplicarse en toda la zona. (Foto IMB)

Campamento de verano
La misionera Bautista del Sur Shari López (nombre cambiado) habla con una de las madres antes de la reunión final en un campamento de niños. Los campamentos se realizan en edificios del gobierno y el personal consiste de voluntarios de los Estados Unidos. (Foto IMB)

Un nuevo idioma
Pepe enseña español a un joven del norte de África. Todos los que se mudan a las Islas Canarias deben aprender español para obtener una licencia de conducir. López ha encontrado que enseñar español a estos nuevos amigos musulmanes le brinda una puerta abierta para relacionarse con ellos. (Foto IMB)

Una nueva amistad
Ana Castillo (nombre cambiado), una journeyman de la IMB, izquierda, conversa con una amiga musulmana de Sahara Occidental. Las dos se conocieron en un parque donde muchas personas del norte y oeste de África llevan a sus niños a jugar. (Foto IMB)

Misionero hispano
El misionero Pepe López ha servido entre los españoles cerca de tres décadas. Él y su esposa realizan campamentos de verano para niños en Fuerteventura. Los campamentos les permiten trabar amistad con los padres de los niños para compartirles a Cristo. (Foto IMB)

Beulah Baptist Church, Hopkins, S.C.

Saludo
Brad Bessent saluda a un pastor bambara en Malí. Bessent es el pastor de la Iglesia Bautista Beulah en Hopkins, S.C.  Cada seis semanas la iglesia envía un equipo misionero a Malí. (Foto IMB)


El culto
Paul Tatton (derecha) está sentado junto a un creyente bambara durante un culto en una aldea. Tatton es un voluntario de la Iglesia Bautista Beulah en Hopkins, S.C. La iglesia envía un equipo misionero a Malí cada seis semanas. (Foto IMB)
La Biblia Audio
Un voluntario entrega un MP3 con pila solar a un creyente bambara. El MP3, llamado MegaVoice, permite que la gente escuche historias de la Biblia en bambarakan, su idioma nativo. (Foto IMB)


Compañeros de oración
Brad Bessent y un traductor oran con un hombre bambara en Malí, África Occidental. Después de 12 viajes a esta aldea de 3.000 habitantes en la cual no había creyentes, la iglesia ha visto a más de 100 personas llegar a Cristo.  (Foto IMB)

contáctenos : suscríbase : english