Como un grano de mostaza

En el 2012, Dios inició una obra para la salvación de una etnia no alcanzada y desamparada a través del pastor Tino, plantador de una pequeña congregación hispana de 20 miembros. Poco después, una red de iglesias se formó para apoyar el esfuerzo a través de la planificación, la oración y las finanzas. Un año después del primer encuentro con la etnia, se hizo el primer bautismo. Ahora, hay un grupo de cristianos que se reúne en una aldea y nuevos creyentes en diferentes aldeas que están recibiendo el discipulado.

En el 2014, el pastor Ramón, de una iglesia hispana con 2.000 miembros, escuchó de esta conexión e hizo un viaje a la misma isla en el Sudeste Asiático. Él también fue impactado por la receptividad de la etnia y el avance del evangelio. Un taxista pronto aceptó a Jesús después de escuchar su testimonio. Ahora esta iglesia en Houston está en alianza con la red de iglesias del pastor Tino para evangelizar la etnia y plantar iglesias entre ellos. El pastor Tino fue un invitado clave a la conferencia misionera de la iglesia en Houston y los acompañó en su primer viaje.

Todas nuestras iglesias, de las más pequeñas hasta las más grandes, debemos ser parte de extender el reino de Dios hasta lo último de la tierra. ¿Cómo está Dios llamándole a involucrarse?

contáctenos : suscríbase : english