Nuestras ofrendas envían misioneros hispanos

Tantos refugiados han llegado a Europa en 2015 y 2016 que casi la totalidad del mundo musulmán está representado. Este es un momento crítico en la historia del reino de Dios. Y los creyentes hispanos tienen un papel innegable.

Lucas* y María*, obreros hispanos en Europa, usan sus experiencias profesionales en ingeniería, educación y lingüística como una forma natural de dirigir conversaciones con estos inmigrantes hacia la necesidad de recibir vida y perdón de parte de Jesús.

Han podido ofrecer tutorías a los hijos de los inmigrantes. A menudo, el sistema educativo los segrega y quedan rezagados. Esta ayuda, y la gracia del Señor, ha permitido que ocurra un cambio radical en el futuro de estos jóvenes. Los padres están muy agradecidos, y Lucas y María han tenido muchas oportunidades de entrar a los hogares de estas familias. Todos saben que son seguidores de Jesús, y que continuamente hablan de su obra en sus vidas, de su Palabra, y que les van a preguntar de qué manera pueden pedirle a Dios (en el nombre de Jesús) que obre en sus familias, trabajos, comunidades y vidas.  

El ser de origen latinoamericano también facilita el hacer nuevas amistades. El mundo latino se percibe como lleno de vitalidad, alegría y aprecio por los valores familiares. Es muy fácil introducir el evangelio al decirles que Dios ha transformado un 20% de la población en Latinoamérica, y luego darles su historia personal. Es un preámbulo perfecto para decirles que el reino de Dios está a la mano.  Luego les preguntan, "¿qué opinas de todo ello?" y de ahí se sabe muy rápidamente quién ha sido movido por el Espíritu. No todos están dispuestos, pero hay varios que sienten la necesidad de mirar más allá de los dogmas a los que les han enseñado desde niños.

*seudónimos

contáctenos : suscríbase : english